923 millones de personas pasan hoy hambre en nuestro planeta

Cuando abrió el tercer sello,  oí al tercer ser viviente,  que decía:  Ven y mira.  Y miré,  y he aquí un caballo negro;  y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes,  que decía:  Dos libras de trigo por un denario,  y seis libras de cebada por un denario;  pero no dañes el aceite ni el vino (Apocalipsis 6:5-6).

¿No anuncio hace años la Biblia que habría una subida astronómica de los precios de los alimentos en el tiempo del fin?

El aumento de los precios de los alimentos elevó el año pasado hasta 923 millones el número de personas que pasa hambre en el mundo, informó este jueves en Roma la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Información (FAO).

Según la FAO, el pasado año 75 millones de desnutridos se sumaron a los 848 millones estimados en esa fecha en el mundo.

Los elevados precios alimentarios, siempre de acuerdo con la misma fuente, invirtieron la tendencia positiva para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de reducir a la mitad la proporción de personas hambrientas para 2015.

La situación cada día es “más preocupante”

Dichos precios subieron un 52% entre 2007 y 2008, y los de los fertilizantes casi se doblaron, por lo que ese aumento lo único que hizo fue agravar el problema, precisó la organización la la ONU para la Agricultura y la Alimentación,

Hafez Ghanem, director general adjunto de la FAO para Desarrollo Económico y Social, ha afirmado, según un comunicado de ese organismo, que la situación cada día es “más preocupante”, ya que el hambre ha aumentado “mientras el mundo se hacía cada vez más rico y producía más alimentos que nunca durante la última década”.

Para los compradores netos de alimentos -entre los que se incluyen casi todas las familias urbanas y una gran parte de las rurales-, el alza de precios ha tenido un impacto negativo a corto plazo sobre los ingresos y el bienestar familiar.

Los más pobres, los más afectados

“Los más pobres -campesinos sin tierra y familias encabezadas por mujeres- han sido los más afectados”, precisó Ghanem, que añadió que las tendencias negativas en la lucha contra el hambre ponen en peligro los esfuerzos para alcanzar otros Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Indicó que además de los devastadores costes sociales del hambre, “la evidencia apunta a impactos negativos sobre la productividad laboral, salud y educación, lo que en última instancia lleva a un menor crecimiento económico en su conjunto”. Según la FAO, los países más golpeados por la actual crisis, muchos de ellos en África, necesitarán al menos 30.000 millones anuales de dólares para garantizar su seguridad alimentaria y reactivar sistemas agrícolas que han sido descuidados durante mucho tiempo.

EFE. 18.09.2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s