Un paso más hacia el próximo gobierno del anticristo, el Papa Benedicto XVI está pidiendo una “autoridad política mundial”, una personalidad que gobierne la política y economía mundial. Veamos la noticia Papa Benedicto XVI aboga por globalización más justa en nueva encíclica El Sumo Pontífice insistió en la necesidad de que los planes económicos se rijan por objetivos éticos Roma (DPA) . El papa Benedicto XVI dio a conocer hoy su encíclica social “Caritas in veritate” (El amor en la verdad), en la que insta a los gobiernos a poner las necesidades de la gente por delante al tomar medidas para enfrentar la actual crisis económica y en la que reclama una “auténtica autoridad política mundial”. También insiste en la necesidad de que los planes económicos se rijan por objetivos éticos. En el texto subraya la importancia del desarrollo de “todos los pueblos”: la crisis y la globalización deben ser aprovechadas como oportunidad para construir un mundo más justo y solidario. “El proceso de globalización, adecuadamente entendido y gestionado, ofrece la posibilidad de una gran redistribución de la riqueza a escala planetaria como nunca se ha visto antes; pero, si se gestiona mal, puede incrementar la pobreza y la desigualdad, contagiando además con una crisis a todo el mundo. Es necesario corregir las disfunciones”, indica el documento. Y subraya: “La solidaridad universal, que es un hecho y un beneficio para todos, es también un deber”. La encíclica se publicó un día antes de que comience la cumbre de los siete países más industrializados más Rusia (G8), a la que asiste también España como invitada. Los políticos abordarán en la cita la crisis económica, el hambre en el mundo y el cambio climático. Benedicto XVI había postergado su tercera encíclica varias veces para actualizarla con ayuda de expertos en economía de cara a la crisis y poder debatirla con los altos representantes políticos mundiales. El Vaticano aseguró que Benedicto estuvo trabajando en esta encíclica desde 2007, pero no la publicó antes para poder actualizarla de manera de que refleje la crisis económica global. PRECISIONES DEL VATICANO De todas formas, el Pontífice no tenía la intención de que este documento fuera una respuesta a la crisis económica que comenzó a fines de 2008, sino más bien una crítica más profunda al sistema que permite que este tipo de eventos devastadores ocurran, aseguró el principal funcionario de justicia social del Vaticano, el cardenal Renato Martino. “Si la encíclica hubiera sido emitida antes de la crisis económica habría sido considerada profética”, añadió hoy Martino en una conferencia de prensa en el Vaticano. La “autoridad política mundial”, ya defendida anteriormente por Juan Pablo II y que vaya más allá de la ONU, es necesaria en opinión de Benedicto para encauzar la economía, sanear los países afectados y evitar un empeoramiento de las crisis y de las desigualdades resultantes de ellas. También para lograr un completo desarme, alimentar la seguridad y la paz y regular los flujos migratorios. “El desarrollo integral de los pueblos y la colaboración internacional exigen el establecimiento de un grado superior de ordenamiento internacional de tipo subsidiario para el gobierno de la globalización”, afirma el Pontífice, que pide que se lleve a cabo “conforme al orden moral, así como esa relación entre esfera moral y social, entre política y mundo económico y civil ya prevista en el Estatuto de las Naciones Unidas”. Dicha autoridad deberá estar reconocida por todos y gozar de poder efectivo para garantizar a cada uno la seguridad, así como hacer respetar sus propias decisiones. Con respecto al desarrollo, subraya al inicio del documento que “no basta progresar sólo desde el punto de vista económico y tecnológico. El desarrollo necesita ser ante todo auténtico e integral”. Y más adelante, en el capítulo tercero, añade: “Pablo VI pedía en la “Populorum progressio” que se llegase a un modelo de economía de mercado capaz de incluir, al menos tendencialmente, a todos los pueblos, y no solamente a los particularmente dotados”. “El mercado único de nuestros días no elimina el papel de los Estados, más bien obliga a los gobiernos a una colaboración recíproca más estrecha. La sabiduría y la prudencia aconsejan no proclamar apresuradamente la desaparición del Estado”. “Las ayudas económicas deberían ir acompañadas de aquellas medidas destinadas a reforzar las garantías propias de un Estado de derecho, un sistema de orden público y de prisiones respetuoso de los derechos humanos y a consolidar instituciones verdaderamente democráticas”, añade.

Un paso más hacia el próximo gobierno del anticristo, el Papa Benedicto XVI está pidiendo una “autoridad política mundial”, una personalidad que gobierne la política y economía mundial.

Veamos la noticia

Papa Benedicto XVI aboga por globalización más justa en nueva encíclica

El Sumo Pontífice insistió en la necesidad de que los planes económicos se rijan por objetivos éticos

Roma (DPA) . El papa Benedicto XVI dio a conocer hoy su encíclica social “Caritas in veritate” (El amor en la verdad), en la que insta a los gobiernos a poner las necesidades de la gente por delante al tomar medidas para enfrentar la actual crisis económica y en la que reclama una “auténtica autoridad política mundial”.

También insiste en la necesidad de que los planes económicos se rijan por objetivos éticos. En el texto subraya la importancia del desarrollo de “todos los pueblos”: la crisis y la globalización deben ser aprovechadas como oportunidad para construir un mundo más justo y solidario.

“El proceso de globalización, adecuadamente entendido y gestionado, ofrece la posibilidad de una gran redistribución de la riqueza a escala planetaria como nunca se ha visto antes; pero, si se gestiona mal, puede incrementar la pobreza y la desigualdad, contagiando además con una crisis a todo el mundo. Es necesario corregir las disfunciones”, indica el documento. Y subraya: “La solidaridad universal, que es un hecho y un beneficio para todos, es también un deber”.

La encíclica se publicó un día antes de que comience la cumbre de los siete países más industrializados más Rusia (G8), a la que asiste también España como invitada. Los políticos abordarán en la cita la crisis económica, el hambre en el mundo y el cambio climático.

Benedicto XVI había postergado su tercera encíclica varias veces para actualizarla con ayuda de expertos en economía de cara a la crisis y poder debatirla con los altos representantes políticos mundiales.

El Vaticano aseguró que Benedicto estuvo trabajando en esta encíclica desde 2007, pero no la publicó antes para poder actualizarla de manera de que refleje la crisis económica global.

PRECISIONES DEL VATICANO
De todas formas, el Pontífice no tenía la intención de que este documento fuera una respuesta a la crisis económica que comenzó a fines de 2008, sino más bien una crítica más profunda al sistema que permite que este tipo de eventos devastadores ocurran, aseguró el principal funcionario de justicia social del Vaticano, el cardenal Renato Martino.

“Si la encíclica hubiera sido emitida antes de la crisis económica habría sido considerada profética”, añadió hoy Martino en una conferencia de prensa en el Vaticano.

La “autoridad política mundial”, ya defendida anteriormente por Juan Pablo II y que vaya más allá de la ONU, es necesaria en opinión de Benedicto para encauzar la economía, sanear los países afectados y evitar un empeoramiento de las crisis y de las desigualdades resultantes de ellas.

También para lograr un completo desarme, alimentar la seguridad y la paz y regular los flujos migratorios.

“El desarrollo integral de los pueblos y la colaboración internacional exigen el establecimiento de un grado superior de ordenamiento internacional de tipo subsidiario para el gobierno de la globalización”, afirma el Pontífice, que pide que se lleve a cabo “conforme al orden moral, así como esa relación entre esfera moral y social, entre política y mundo económico y civil ya prevista en el Estatuto de las Naciones Unidas”.

Dicha autoridad deberá estar reconocida por todos y gozar de poder efectivo para garantizar a cada uno la seguridad, así como hacer respetar sus propias decisiones.

Con respecto al desarrollo, subraya al inicio del documento que “no basta progresar sólo desde el punto de vista económico y tecnológico. El desarrollo necesita ser ante todo auténtico e integral”.

Y más adelante, en el capítulo tercero, añade: “Pablo VI pedía en la “Populorum progressio” que se llegase a un modelo de economía de mercado capaz de incluir, al menos tendencialmente, a todos los pueblos, y no solamente a los particularmente dotados”.

“El mercado único de nuestros días no elimina el papel de los Estados, más bien obliga a los gobiernos a una colaboración recíproca más estrecha. La sabiduría y la prudencia aconsejan no proclamar apresuradamente la desaparición del Estado”.

“Las ayudas económicas deberían ir acompañadas de aquellas medidas destinadas a reforzar las garantías propias de un Estado de derecho, un sistema de orden público y de prisiones respetuoso de los derechos humanos y a consolidar instituciones verdaderamente democráticas”, añade.

Anuncios

2 Comentarios

  1. La globalizacion no puede ser etica, las bases del capitalismo lo impiden.

    Oferta y demanda implica que entre menos haya de un producto, mas caro es. Esto quiere decir que las companias solo pueden ganar dinero si hay poco de algo… Como comida, por ejemplo. Actualmente hay suficiente comida en el mundo para alimentar a todos, pero hay gente muriendo de hambre porque se vende la idea contraria.

    No existe tal cosa como “llevar bien” la globalizacion, esa idea de que los pobres obtienen dinero cuando los ricos son mas ricos es una gran mentira. Actualmente no existe un gobierno que promueva la competencia y el libre mercado y que no tenga altos indices de pobreza y/o analfabetismo.

    Me encanta que el papa(asi, sin mayuscula) mencione solidaridad mundial como un deber… Cuando el vaticano es de los paises mas ricos del planeta y tiene una increible reserva en oro. La parte que no entiendo es para que acumulan esa riqueza si su mision es promover su religion; no son un negocio (sarcasmo incluido). No pagan impuestos, cobran por TODOS los servicios que proporcionan, y reciben donaciones millonarias. Yo diria que estan sobrados de dinero, pero se lo quedan todo, por alguna extrana razon (o tal vez hay un pasaje de la biblia que habla de esto y lo desconozco.)

  2. parece k Ratzinger sigue tratando de dominar el mundo…definitivamente como lo han profetizado ya todo esta sucediendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s