Cacería Humana

https://i1.wp.com/www.critica.com.pa/archivo/02122009/imagenes/portada.jpg

Los oficiales del nuevo gobierno estaban ya en la puerta de su casa después de rastrearlo por un año completo, finalmente dieron con su escondite por lo que muy pronto cumplirían con su amenaza irrumpiendo por la fuerza en aquel domicilio.

Debían hacerlo cuanto antes y sin excusas, este ya era el ultimo de aquellos locos que se opusieron en el pasado a los cambios en el sistema monetario, a la unión de todas las religiones en una nueva iglesia mundial y finalmente, cuando ascendió al poder, también se opusieron al nuevo gobierno y a su presidente, pero esta vez dicha oposición duro muy poco, la tecnología empleada era sin duda la mas moderna y gracias a ella pudieron capturar y eliminar a cada uno de aquellos fanáticos.

Hugo se agazapó en el sótano de aquella casa, no había salido para nada en casi un año, estaba realmente aterrorizado y sin posibilidades reales de huir al menos sin ser visto ni apresado. Esa mañana cuando se despertó le pareció ver a uno de esos pequeños robots rastreadores del gobierno mundial sobrevolando su casa en círculos y dejando caer minúsculas cámaras de video en derredor.

https://i2.wp.com/images.hobbytron.com/ZX-123-lg.jpg

Mejor hubiera sido permanecer donde ahora estaba desde un principio en vez de tener todas las ventanas tapiadas, con la situación imperante daba igual si moría de hambre oculto en ese lugar o si los oficiales del gobierno lo capturaban y enviaban al patíbulo ¿quizá realmente si había forma de salir vivo de algo así?

La única posibilidad real de salir vivo de aquello para Hugo era definitivamente algo que no deseaba.

En ese momento, como si estuviese viendo alguna película, su vida pasó frente a sus ojos. Recordó que alguna vez alguien le había contado que todas estas cosas iban a suceder algún día, si, a Hugo le contaron la verdad desde hacia mucho tiempo.

https://i0.wp.com/farm4.static.flickr.com/3067/2511104165_267651a6f1.jpg

Recordó como sus padres desde la infancia le llevaban a la escuela dominical, recordó aquellas soporíferas predicaciones en las cuales trataban los acontecimientos futuros y que venía escuchando desde hacia bastante “¿para que me preocupo?” – Solía Decir – “La vida es corta, todavía soy joven y quisiera disfrutar de ella, falta todavía mucho tiempo para que Cristo venga otra vez”.

Sobra decir que ahora si estaba arrepentido de sus decisiones, paralizado por el terror en aquel sótano y a punto de ser capturado por los agentes del nuevo gobierno.

¿Qué posibilidades tenía Hugo ahora? En medio de la obscena oscuridad donde se refugió pudo avistar una luz, una pequeña ventana que daba al ras del suelo en lo que solía ser el jardín, corrió rápidamente hacia ella y se asomó para tratar de ver lo que sucedía en el exterior “Maldición” – Pensó Hugo – “Esos desgraciados han traído refuerzos ¡no están dispuestos a dejarme ir!”

Sabía bien era imposible permanecer oculto para siempre así que finalmente debía tomar una decisión sobre los problemas que ahora tenía, esto para nada era fácil pero al menos tenía varias alternativas, no muy gratas quizá, pero siempre mejor que no tener ninguna en absoluto.

Para Hugo las desgracias comenzaron un domingo por la mañana, la noche anterior llegó tarde a dormir luego de una fiesta con sus amigos y como era su costumbre, decidió seguir durmiendo para reponerse de la resaca, después pasar toda una noche bebiendo con sus amigos como cosacos el descanso era imperativo. Esa mañana su padre lo hizo levantarse de la cama para ir a la iglesia, recordó como se había metido a la ducha de mala gana y se vistió con lo primero que halló en el guardarropa, a pesar de que su ropa no hacia juego ya era tarde para ir al culto, así que subió al auto familiar con sus padres y su hermanita.

No sabía exactamente que sucedió, el movimiento del vehiculo le pareció un arrullo, el ronroneo del motor le hacia sentirse como un infante oyendo canciones de cuna, sus ojos fueron cerrándose pesadamente hasta que… un a fuerte sacudida y un golpe sordo le hicieron reaccionar de imprevisto ¡su familia desapareció del vehiculo dejándolo solo en medio de algo que parecía una zona de guerra!

https://i1.wp.com/www.laverdaduniversal.org/images/comeuphere.jpg

Hugo entonces corrió enloquecido hasta llegar al único sitio seguro que se le ocurrió: su casa. Inmediatamente después de llegar encendió el televisor para ver las noticias, todo era espantoso: niños desaparecidos de los hospitales, colisiones de transito multitudinarias, aviones cayendo del aire o estrellándose contra los rascacielos de las grandes urbes porque sus pilotos desaparecieron, igual como lo hizo su familia. Ante tan terribles noticias, fue de inmediato al patio de su casa por unos tablones que su padre compró unos días atrás, los que clavó en puertas y ventanas. Durante meses los agentes del gobierno estuvieron examinando la casa, estacionándose por las aceras aledañas, enviaban robots espías, inclusive más de una vez fueron hasta la puerta de su casa pero nunca habían hecho el intento por entrar hasta hoy.

Hugo recordó algo que su padre había guardado hace tiempo en el húmedo sótano en alguna de las cajas que se amontonaban en un rincón, debía seguir ahí, puesto que nunca había tenido valor para meterse al sótano desde que se ocultó del mundo. El sonido crujiente de la madera rota se dejo escuchar hasta ese sótano, era solo cuestión de tiempo para que Hugo enfrentara las consecuencias de sus malas decisiones en forma de agentes vestidos de negro y uniforme camuflado, Hugo siguió hurgando en las cajas, ya no tenia tiempo para perder, debía encontrarla ya.

Los oficiales del gobierno mundial fueron tomando posiciones fuera de la casa, había francotiradores colocados estratégicamente listos para liquidar a cualquier sospechoso mientras en el zaguán varios oficiales golpeaban la puerta con un pequeño ariete metálico… un golpe, dos golpes, tres… cuatro… la madera de la puerta y los tablones con los que la tapiaron por dentro empezaban a ceder ante la incesante fuerza de las autoridades. Un oficial de traje negro y corbata, líder de aquel equipo daba ordenes a sus hombres “No lo echen a perder, quiero vivo a ese infeliz”.

Hugo estaba ya desesperado, estaba ya por dejar la búsqueda en paz, cuando finalmente vio el arma que buscaba, una escopeta calibre doce y sus municiones dentro de la última caja donde le faltaba por buscar, hecho un manojo de nervios tomó el arma y las municiones… ahora si estaba listo para enfrentar su destino.

Después de recibir una brutal descarga de golpes, la puerta principal de la casa fue derribada por los perseguidores de Hugo cayendo estrepitosamente. De Inmediato los oficiales comenzaron a recorrer la casa con precaución, arma en mano por aquello de las posibles agresiones, si algo sucede los francotiradores abatirían a tiros a quien estuviese oculto ahí. La tensión estaba al máximo aun la más minima señal de alarma desencadenaría una lluvia de plomo en el interior de aquella residencia, los oficiales buscaron en todas las habitaciones y prácticamente cualquier lugar que pudiera servir como refugio sin resultados positivos, solo quedaba ya un lugar sin registrar: El sótano.

https://i0.wp.com/www.armaslajungla.com/catalog/images/870marine.jpg

Los oficiales rodearon la puerta del sótano, cuidadosamente abrían la puerta cuando repentinamente una sonora detonación puso al equipo en alerta “¡Alto el fuego!” fueron las ordenes del encolerizado líder “Las ordenes fueron claras, quiero a ese desgraciado vivo” los miembros de aquel equipo de cacería se miraban unos a otros, al parecer nadie resultó herido. Los francotiradores trataron en vano de localizar con las miras telescópicas de sus armas automáticas al agresor, la casa parecía estar desierta. Finalmente todos aquellos hombres fueron y se abalanzaron en la oscuridad de aquel sótano, bajaron las escaleras para encontrar al último cristiano dejado por El Señor Jesucristo en su segunda venida y el rapto de la iglesia… muerto con un tiro de escopeta en el corazón.

ACERCA DEL AUTOR

Si quieren saber quien soy yo, sere breve y conciso con mi presentacion puesto que no hay mucho que decir al respecto. Aunque mi nombre realmente no importe mucho me llamo Luis Javier Osorio Luna conocido tambien como “el Juggernaut” Naci un verano de 1979, de eso no hace mucho en realidad puesto que para estas fechas todavia soy relativamente joven, me inicie hace algun tiempo en el fascinante mundo de la escritura, especialmente de relatos terrorificos y de los mismos ya tengo una coleccion de cuentos escritos no precisamente de mi puno y letra porque los hice utilizando mi computadora personal pero eso no les quita que sean de mi autoria.

En el ano 2002 recibi el titulo de Licenciado en Informatica en la Universidad Autonoma de Tamaulipas y desde hace dieciocho anos resido en la ciudad de Nuevo Laredo, un lugar inmundo de crimen e impunidad donde cualquier noche un delincuente puede meterse a tu casa como si fuera suya. Estoy casado (lo siento por las damas que visiten este lugar) desde el ano 2001 con una hermosa mujer y juntos hemos procreado tres crios tan bellos como solo Dios pudo crearlos, a parte que mis hijos heredaron de su madre; por eso estan bonitos.

Actualmente trabajo como administrador de bases de datos y especialista de inteligencia de negocios para una empresa manufacturera, un trabajo que disfruto realmente llevarlo a cabo y ademas que tambien escribo relatos de horror. Hasta este dia ya he creado cerca de cuarenta historias de terror aunque realmente no quiero encasillarme en un solo genero, tambien quiero probar la ciencia ficcion y si Dios quiere tambien escribir algunas novelas ligeras, suelo tambien participar mas o menos activamente en Foro Ekklesia que es un foro de corte religioso.

Puedes descargar gratis mis libros en La tienda del juggernaut

Anuncios

2 Comentarios

  1. Mi querido Bro, Gracias por la publicacion. Espero que tenga eco en los corazones de tus visitantes.

    Que la sombra del Altisimo te cubra

    El Juggernaut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s