Los Mormones: historia, falsas doctrinas y graves errores arqueológicos

Los Mormones

(La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días)

José Smith nacido en 1805, en Sharon, Vermont, fue el fundador de esta religión pseudocristiana que tiene mayor crecimiento en el mundo.

Los Mormones nacen en medio del despertar espiritual de los Estados Unidos del siglo XIX, donde la gente estaba hambrienta de Dios y muchos acudían a escuchar predicadores itinerantes. Se multiplicaban las Iglesias, al mismo tiempo que surgían nuevos pastores.

Para conocer más de su historia y herejías te invito a que leas los siguientes artículos que je colocado en mi blog “Cerca a la Medianoche”

¿Un nuevo eslabón perdido?

Ahora que la ciencia nos habla de un nuevo eslabón perdido y que hasta google colocó hoy un gráfico alusivo al tema, sería bueno que recordemos los fraudes de los anteriores “eslabones perdidos”.

https://i1.wp.com/www.google.com.pe/logos/missinglink.gif

Veamos este estudio que se encuentra en la página Antes del Fin:

La Cronologia Del Eslabon Perdido

Lo que sigue es una lista del supuesto registro evolutivo del hombre. Si el evolucionismo es cierto, entonces debiera existir evidencia de él. Empero, la evidencia es muy débil, como veremos.

  1. Ramapithecus hace 14 a 10 millones de años
  2. Australopithecus hace 4 a 1 millones de años
    1. Australopithecus afarensis hace 3,6 a 3 millones de años
    2. Australopithecus africanus hace 3 a 2,5 millones de años
    3. Australopithecus robustus hace 3 a 1,8 millones de años
    4. Australopithecus boisei hace 1,8 millón de años
  3. 3. Zinjanthropus
    1. También conocido como el hombre de Africa oriental hace 2 a 1,5 millones de años
  4. Homo habilis hace 2 millones de años
  5. Pithecanthropus hace 500 000 años
    1. Hombre de Nebraska, conocido también como Hesperopithecus haroldcookii
    2. Hombre de Piltdown, también conocido como Eanthropus dawsoni, u hombre de Dawn.
  6. Homo erectus hace 300 000 años.
    1. También conocido como hombre de Java
    2. También conocido como hombre de Pekín o Sinjanthropus pekinensis
  7. Homo Sapiens
    1. Neanderthal hace 30 000 a 75 000 años
    2. Cro Magnum hace 10 000 a 50 000 años
    3. Moderno hace 10 000 años
    4. Homo Sapiens presente

Ramapithecus
El Ramapithecus consiste meramente en un puñado de dientes y fragmentos de quijada. El Ramapithecus era considerado un homínido (ancestro evolutivo del hombre) solamente sobre la base de sus características dentales [E. L. Simons, Annals of the New York Academy of Sciences, Vol. 167, p. 319 (1969); E. L. Simons, Scientific American, Vol. 211, p. 50 (1964); D. R. Pilbeam, Nature, Vol. 219, p. 1335 (1968); E. L. Simons and D. R. Pilbeam, Science, Vol. 173, p. 23 (1971). David Pilbeam, quien fue uno de los primeros en afirmar que el Ramapithecus era un homínido dijo que ahora no está tan seguro de que el Ramapithecus fuese un ancestro de los humanos. Dijo que había hallado nuevos fósiles de la especie que invalidan conclusiones previas [New York Times, 18 de febrero de 1979 (Section L, p. 41).

Australopithecus
El primer hallazgo de esta criatura lo hizo Dart en 1924. Su nombre completo es Australopithecus Africanus. El hallazgo consistió en un cráneo, mandíbula y dientes, con fragmentos de la pelvis, miembros y pie. Los Australopithecinos se clasifican en dos especies principales: Australopithecus Africanus y Australopithecus Robustus. Se considera que el Australopithecus no es un ancestro del humano. [C. Oxnard, University of Chicago Magazine, Winter, 1974, pp. 11-22; A. Montagu, Man: His First Million Years (El hombre: su primer millón de años), World Publishers, Yonkers, N.Y., 1957, pp. 51-52].

Zinjanthropus
En 1950 Louis y Mary Leakey hallaron 400 fragmentos de un cráneo en el cañon Olduvai, en el Africa. Dijeron que era un ancestro homínido de 1 750 000 años de antigüedad. Se determinó dicha edad por la datación de las rocas en las cuales se hallaron los fragmentos óseos, según el método de potasio –argón. En 1960 los mismos investigadores hallaron el cráneo de un niño con características más humanas, en un estrato rocoso 30 cm inferior. Entonces Leakey dijo que el Zinjanthropus no era un homínido, sino completamente simio. La datación con carbono 14 de huesos de mamífero en el mismo estrato sugiere una edad de solamente 10 000 a 3 100 años.

Hombre de Nebraska
En 1922 un geólogo llamado Cook halló un diente en la Quebrada de la Serpiente, en Nebraska (EE.UU.). El profesor Osborn, con el Museo de Nueva York, y Sir Smith, de Londres, dijeron que el diente pertenecía a un homínido. Posteriormente se determinó que era el diente de una especie extinguida de cerdo . S. K. Gregory, Science Vol. 66, p. 579 (1927), citado en Evolution the Fossils Say No (Evolución: Los fósiles dicen No), p. 130, por Duane T. Gish, Ph.D. Creation Life Publishers, 1981, San Diego. CA.

Hombre de Piltdown
En 1912 Charles Dawson y otros hallaron una bóveda craneana, una quijada y dientes en una ripiera de Sussex (Inglaterra). A partir de estos restos, reconstruyeron un hombre simiesco que llamaron hombre de Piltdown y dataron 500 000 años a.C. En 1953 científicos británicos descubrieron que la quijada pertenecía a un mono y había sido coloreada para simular antigüedad. Los dientes habían sido limados para que pareciesen humanos. La “bóveda craneana” era en realidad un hueso de la rodilla de un elefante. La falsificación engañó a los expertos por muchos años. S. Zuckerman, Beyond the Ivory Tower (más allá de la torre de marfil), Taplinger Pub. Co., New York, 1970, pp. 75-94, citado en Evolution the Fossils Say No (Evolución: Los fósiles dicen No), p.132, por Duane T. Gish Ph.D. Creation Life Publishers, 1981 San Diego. CA.

El hombre de Java
En 1892 Dubois halló en Java una bóveda craneana, dientes y un fémur, a una distancia aproximada de 18 metros uno de otros. Afirmó que pertenecían a un mismo ancestro homínido y que su edad era de cerca de 500 000 años. Dubois omitió mencionar que en virtualmente el mismo nivel de excavación él había hallado dos cráneos humanos. En 1908 la expedición alemana Selenka halló que los flujos de lava en Java tornaban imposible una edad superior a los 500 años. En 1936 Dubois finalmente admitió que el “hombre de Java” no era sino un simio. W. Howell, Mankind in the Making (La hechura de la humanidad), Doubleday and Co., Garden City, N.T. 1967, pp. 155-156 citado en Evolution the Fossils Say No (Evolución: Los fósiles icen No), p. 125, por Duane T. Gish Ph.D. Creation Life Publishers, 1981 San Diego. CA.

El hombre de Pekín
Entre 1922 y 1939 se descubrieron huesos pertenecientes a 38 individuos en Choukoutien, al suroeste de Pekín. Experos de diferentes países dijeron que pertenecían a homínidos. Msgr. O’Connell, misionero en la China, sostiene que el lugar era una fosa de cal, y que los humanos mataban monos para comer sus sesos. Cuando el cerro se colapsó, la gente quedó enterrada y se fosilizó. La mezcla de huesos de simios y monos se usó para crear un homínido. Los especímenes originales se perdieron durante la Segunda Guerra Mundial. O’Connell dice que el “hombre de Pekín” es completamente humano.

El hombre de Neanderthal
Los primeros huesos del hombre de Neanderthal fueron hallados en Dusseldorf (Alemania) en 1856. Indican una postura semierecta. Se dijo que estaba un escalón por encima de los simios y se lo dató en 200 000 años. Posteriormente se halló que sufría de artritis. Desde entonces se han hallado esqueletos que indican una posición erecta en cuevas de Palestina. Su cerebro tenía mayor tamaño que el del hombre moderno.

El hombre de Cro-magnon
Se han hallado huesos del hombre de Cro-Magnon en cuevas de Francia. Se los data en 50 000 años. El tamaño cerebral del hombre de Cro-Magnon es mayor que el del hombre moderno.

La información aquí presentada apenas rasguña la superficie de algunos de los problemas de la teoría de la evolución.
Para mayor información que documenta y trata evidencia contraria a la evolución, los siguientes libros pueden ser útiles:

  • Darwin’s Enigma (El enigma de Darwin), por Luther D. Sunderland, Master Book Publishers, Santee, CA 1984

  • Evolution The Fossils say No! (Evolución: Los fósiles dicen ¡No!), por Duane T. Gish, Ph.D. Creation Life Publishers, San Diego, CA. 1981.

  • The Truth: God or Evolution? (La verdad: ¿Dios o la evolución?), por Marshall y Sandra Hall, The Craig Press, 1974.

  • Man’s Origin, Man’s Destiny (El origen del hombre, el destino del hombre), por A. E. Wilder-Smith, Bethany House Publishers, Minneapolis, Minnesota, 55438, 1975.

  • [Nota del traductor: Otros libros recientes sobre el mismo tema se listan a continuación]

  • Proceso a Darwin, 2ª Ed., por Philip E. Johnson. Grand Rapids, Portavoz, 1995.

  • Los hombres-simios – ¿Realidad o ficción?, por Malcolm Bowden. Terrassa, CLIE, 1984.

  • The collapse of evolution (El colapso de la evolución), 2nd Ed., por Scott M. Huse. Grand Rapids, Baker Books, 1993.

  • Defeating Darwinism by opening minds (Cómo derrotar al darwinismo abriendo las mentes), por Philip E. Johnson . Downers Grove, InterVarsity Press, 1997.

  • Bones of contention. A creationist assessment of human fossils (Huesos en discusión. Una evaluación creacionista de los fósiles humanos), por Marvin L. Lubenow. Grand Rapids, Baker Books, 1992.

  • Darwin’s black box: The biochemical challenge to evolution (La caja negra de Darwin: El desafío bioquímico a la evolución) por Michael Behe. New York, Free Press, 1996.

Propiedad intelectual de Matthew J. Slick, 1998, 2000. Todos los derechos reservados.

Fuente: www.antesdelfin.com

La Arqueología y el Libro de Mormón

¿Se ha comprobado arqueológicamente alguna de las cosas escritas en el Libro del Mormón?

La Arqueología y el Libro de Mormón

Los cristianos no afirman que la ciencia de la arqueología “demuestra” que la Biblia es un libro inspirado de forma sobrenatural. Sin embargo, la investigación arqueológica ha proporcionado pruebas para la fiabilidad histórica de la Biblia. Muchos descubrimientos han confirmado nombres, ciudades, posiciones geográficas, fechas, líderes políticos, y otra información secundaria mencionada por los escritores bíblicos. Incluso algunos escépticos han quedado asombrados por la exactitud de los datos bíblicos.

La Biblia, por lo tanto, es apoyada en sus afirmaciones de la verdad por pruebas de corroboración geográficas y arqueológicas. Esto mismo no puede ser dicho por el Libro de Mormón. Varias décadas de investigación arqueológica, financiada por instituciones de la LDS, que se concentran en América Central y México, no han encontrado nada que confirme los acontecimientos históricos descritos en el Libro de Mormón.
1. Ninguna ciudad del Libro de Mormón ha sido localizada.
2. Ninguno de los nombres del Libro de Mormón ha sido encontrado en inscripciones del Nuevo Mundo.
3. Ningunas inscripciones genuinas han sido encontradas en Hebreo.
4. Ningunas inscripciones genuinas han sido encontradas en Egipcio o algo similar al Egipcio, que podría corresponder al “Egipcio Reformado” de José Smith.
5. Ningunas copias de escrituras antiguas del Libro de Mormón han sido encontradas.
6. Ningunas inscripciones antiguas de cualquier clase indican que los habitantes antiguos sostuvieron creencias Hebreas o cristianas. Todos eran paganos.
7. Ninguna mención de la gente, naciones, o sitios del Libro de Mormón ha sido encontrada.
8. Ningún artefacto de cualquier clase que dice El Libro de Mormón ser verdadero ha sido encontrado.

El Museo de Historia Natural del Smithsonian Institution ha distribuido por varios años una declaración escrita que niega que el Libro de Mormón sea una guía válida para la exploración arqueológica.

Todas las pruebas contradicen  a los relatos del Libro de Mormón sobre el origen de los Amerindios; las exploraciones más tempranas al Nuevo Mundo; las plantas y la vida de animal en las Américas; el uso de metal, acero, y seda por americanos antiguos; y otras supuestas semejanzas entre las culturas indias precolombinas y las del Viejo Mundo.

¿Qué significa esto prácticamente? ¿Supongamos que no hubiese ninguna prueba externa para ninguno de los acontecimientos descritos en la Biblia? ¿Y si nadie supiera donde se localizan los países de Israel antiguo, Judea, Egipto, o Babilonia? ¿Y si no hubiera ninguna otras prueba que las ciudades de Jerusalén, Belén, Atenas, o hasta Roma alguna vez existieron? ¿La ausencia de alguna prueba corroborativa de fuentes externas echaría una sombra oscura de duda en la Biblia, no es así?

Tomado de 4truth.net